Post Wisdom Teeth Surgery





Me gustaría compartir mi experiencia tras la extracción de las muelas del juicio, principalmente para tranquilizar a aquellos que se hayan preocupado por lo que hayan oído o por la creencia popular de que es un martirio. 

Primero quiero aclarar que en mi caso había que abrir pero no existía complicación con los nervios y que prefiero no deciros qué me tomé ni detalles sobre la intervención porque depende de cada médico y cada caso y yo no soy nadie para juzgar eso.
Dicho esto, antes de la intervención os recomiendo que os preparéis la medicación y las alarmas etiquetadas con el nombre del medicamento que os toque. Si no tenéis a nadie que os cuide y os prepare las comidas también es conveniente preparar las primeras o por lo menos los ingredientes. Y acudir a un médico que os transmita confianza. Yo no confío ni me creo a ningún médico pero este cirujano me lo recomendaron por distintas vías y tener confianza ciega en su método y en lo que me decía (cosa que no he hecho con nadie más) me relajó mucho y estoy segura de que lo poco que sufrí es en gran parte gracias a esto.
En mi caso, durante la intervención el cirujano me explicó al principio todos los pasos que iba a seguir y la sensación que iba a tener y me lo iba repitiendo antes de cada paso. Me tranquilizó mucho y estoy segura de que si lo pedís ningún médico se opondrá.
Después me dediqué a dormir mucho, casi todo el día sobretodo las primeras 24h, el segundo día menos y el tercero como siempre. De todos modos, son necesarios unos días sin nervios porque a mí eso es lo que me daba dolor de encías a pesar de la medicación y ruidos y pantallas, por lo menos a mí, me daban dolor de cabeza. El tercer día fue el día en el que noté verdadera hinchazón, no era algo exagerado en el sentido de que hay gente que ya es así pero yo si me lo notaba. Pasados tres días todo vuelve a la normalidad, los puntos son incómodos pero es lo único y no duran muchos más días. Para cuidados y consideraciones varios me dieron un plazo de 10 días y es justo lo que tarde en tener la cara completamente simétrica. Como he dicho, nada exagerado pero sí es cierto que se me marca el pómulo y estuve 10 que lo tuve recto.

En resumen, no duele pero sí molesta y la mejor manera de combatirlo es dormir y la medicación (no sé si es necesaria en todos los casos). Esencial y recomendación desde el minuto cero, tomarse dos a tres días de reposo. Un puntazo a tener en cuenta es pedir cita a última hora de la tarde para empalmar con la hora de acostarse.

Outfit: Si vais a salir a la calle en el momento de máxima hinchazón recomiendo que os pongáis un pañuelo que os cubra el cuello hasta la nariz, la gente os mirará porque es así de maleducada pero os mirarían igual el bulto. Aparte, ponerse una parte de arriba entallada puede contrarrestar con la cara y haceros más estilizados.

Comida: Si os gusta comer, como a mí, esto será lo más duro de todo el proceso. Personalmente, considero que dos días sin masticar son más que suficientes, pero ya no tanto por masticar como por no dejar que restos de comida vayan a parar al hueco con los puntos (que, para mí, es una parte de mi cuerpo que no quiero ver ni tocar) es más practico tomar puré. Hice un esfuerzo sobrehumano para comer 3 días puré y hasta que me quitaron los puntos evité comidas excesivamente duras y calientes. Como con los medicamentos, haced caso de lo que os diga el médico, a mí solo me dijo qué comer justo después de la extracción (la cena). Yo, por precaución y comodidad (no por gusto ni ganas) decidí estar tres días ingiriendo purés. A continuación os dejo unas ideas de lo que comí desde que dejé los purés hasta que me quitaron los puntos (de nuevo decisiones totalmente personales y calibradas siempre antes de comérmelo):

  • Helado, un clásico después del dentista cuando me quitaban dientes de leche y tenía media boca anestesiada, porque el calor puede dificultar la cicatrización.
  • Gulas, tenéis la Gula del Norte y vosotros aquí preocupaos, es lo más fácil de comer y de preparar (y lo mejor del mundo)
  • Sopa, caldo de verduras o de pollo con fideos (y cubitos !!!)
  • Yogures, perfecto para cuidarse por dentro cuando te estás medicando
  • Brandada de bacalao, porque no hay que estarse de nada nunca
creo que ya entendéis la idea, disfrutad igualmente de lo que os gusta y daos algún caprichito porque, queráis o no, estáis convalecientes.

Hablar: si habéis visto el capítulo de Awkward en el que le quitan las muelas del juicio a Jenna sabréis que tuvo que estar un día entero sin hablar. Yo se lo pregunté al médico y me dijo que nada de eso pero que pensara que iba a descansar y de hecho no tuve muchas ganas de hablar (y soy una cotorra!!!) ni de nada que no fuera dormir.

Puntos: No sé cuantos llevaba pero sí sé que retiró bastantes trocitos de hilo y me comentó qué llevaba muchos, aun así no me molestó nada y lo hizo en medio minuto.

Esto es todo, espero que os sirva de ayuda o que, por lo menos, os haga perderle el pánico respeto a la cirugía.

Entradas populares