5 de enero de 2016

15-16: New Years, New Tears I wonder if life smokes after it fucks me


Escribo este post, así un poco de improviso porque no estoy nada mentalizada del cambio de año. La verdad es que últimamente no me parecen nada especiales las noches de fin de año. Propósitos nunca tengo, con tantas expectativas las noches nunca están a la altura y ¿Cuándo en España se empieza la juerga antes de medianoche? 

Aunque no me propuse nada en concreto el año pasado, sí tenía esperanzas y lo que he acabado haciendo, por salud mental, ha sido ir con el flow. Tenía dos metas, no tanto propósitos como estilos de vida, uno era volver a tener una sensación muy concreta que tuve en algunos momentos de 2014 y la otra y más importante era paz. La paz mundial, claro, pero eso no depende completa y únicamente de mí, así que es un poco absurdo proponérselo: Paz en mi vida y en mi mente. Por eso acabé dejándome llevar. Porque luchar contra según qué y según quién no da frutos, no porque no se pueda (como es el caso de la paz mundial) sino porque algunos no quieren. No he encontrado paz conmigo misma ni con mi entorno completamente, y no me he podido alejar más de esa sensación que buscaba. 
Unfuck Yourself: Be who you were before all that stuff happened that dimmed your fucking shine.
Recuerdo especialmente el 2010 como año nefasto. No por nada en concreto, por la sensación general de todo el año. Sucesos traumáticos los había tenido otros años pero, tal vez porque a pesar de no sufrir por algo en concreto hasta el momento no me había pasado nada especialmente bueno, o porque fue de esos años que por esforzarse tanto para estar en lo más alto anímicamente, a la mínima como no tienes fuerzas caes a lo más bajo y te pasas todo el tiempo oscilando de una manera agotadora física y mentalmente, acabé al año con la necesidad de tener uno mejor el siguiente, sí o sí, no me podía permitir tener uno igual. No recuerdo exactamente que sentía, y no sé si es lo mismo que este año pero analizándolo, 2015 ha sido potencialmente 2010 2.0. He acabado como acabé el 2010, pasando de todo. 
Be a slut. Do whatever you want - Project Runway
Yo no soy así, no paso de todo, no me dejo llevar y no dejo nada al azar. Soy analítica y calculadora y necesito este orden en mi vida, porque la vida de por sí ya es suficientemente imprevisible. Tengo una agenda, un sistema para ordenar mis documentos, una rutina de belleza, otra semanal y no dejo para mañana lo que puedo hacer hoy. Sin esto no soy nada. Cuando la gente quiere interferir con mi mundo todo se derrumba. Me lo hicieron en 2010 y sin quererlo estos días me he estado acordando mucho de eso, probablemente porque mi día a día actualmente es lo opuesto. Lo tenía olvidado y me he vuelto a hacer mala sangre. 
Be a Birkin bag in a world full of Michael Kors
Durante el 2010, como he dicho, intenté mejorar en muchos aspectos y me esforcé mucho, tanto que no surgió efecto. Ha sido un poco lo que me ha pasado este último año y pocos meses. Quise cambiar de arriba a abajo este blog y planificarlo todo (muy raro viniendo de mí) y al final acabe cambiando algunas cosas pero no fue hasta hace un par de meses que realmente y a base de probar y de dejar fluir mis pensamientos, que he llegado a una conclusión de como quiero continuar.
Don't be mean, just be a bitch 
Quiero decir que hay épocas en las que es mejor parar un poco y no querer comerse el mundo, no porque no lo aprecies o seas un aburrido si no porque tienes que hacer lo que necesites. No estoy orgullosa de mis decisiones este año pero es algo que necesitaba y, sinceramente, no han hecho daño a nadie.
No dejéis que nadie os trate como si fuerais Miss Colombia, vosotros sois Miss Filipinas.
A mí, en cambio, sí que me lo han hecho. Nunca he ido por la vida chuleando de lo que soy o de lo que tengo no es lo que tengo es lo que soy. Pero eso no quiere decir que no valga nada. He hecho muchas cosas mal, que me afectan únicamente a mí y aún así, no soy lo peor del mundo. No soy una vergüenza ni una mimada ni una creída ni nada malo. Las cosas que he hecho mal no anulan las que he hecho bien. Y no voy a consentir que gente, cuyo mundo acaba en Vic me dé lecciones sobre la vida, por muy mayores que sean. Yo he sufrido mucho, por culpa de la gente que quiere darme lecciones y que tampoco me ha ayudado nunca en nada. Tengo derechos y exigirlos no es pedir favores. Si no fuera como soy, no haría lo que hago y no habría llegado donde he llegado. Porque aunque no conozca otra cosa, para tener 21 años y pasar lo que he pasado, no he salido nada mal. Si este año he aprendido algo es que hasta en lo más insignificante hay que hacerse valer porque habrá alguien que lo retorcerá para que te desmerezca. 
I don't even have a pla - Phoebe Buffay
Como he dicho no tengo propósitos ni esperanzas para el año que viene, solo quiero calma y todo lo que venga será bienvenido. No sé si son las ganas que tenía que de acabara diciembre o qué pero aunque el inicio de año no me parezca un punto y aparte (ni una coma) de momento siento mucho alivio.
Para acabar (y que no se diga) y porque es algo que me acompaña siempre, aunque no sea una época en la que me esfuerzo por sobrevivir, me gustaría recordaros que lo mejor está por llegar.

Frases vistas en Instagram. Todo mi apoyo a Miss Colombia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...