Si Mi Vida Se Acabara Hoy



Cuando decidí que me veía capacitada para hacer esto y publicar cada día hasta mi cumpleaños (y me equivocaba estrepitosamente) me pasó una de esas cosas que te hacen pensar en la vida en muchos aspectos. En cómo la vives, quién te rodea, cómo te vas y quién te despide.
No es algo que me afecte mucho porque he sufrido tanto al respecto que no me afecta cualquier cosa. No quiero decir que me deje indiferente pero no me entristece y no me hace planteármelo pero cuando no paran de repetírtelo pues se te mete en la cabeza. Tras mi experiencia soy de las que tiene cero peticiones y deseos porque la muerte es una movida para los que se quedan a muchos niveles y no creo que al bagaje psicológico haya que añadirle componentes administrativas. Tranquilos que los que queráis algo, lo haré encantada pero por mí no hace falta hacer nada. Como decía mi padre (que yo no compartía en su momento): tirad de la cadena. Que me incineren y no tenéis ni que recogerme. Aunque me encanta la empresa que se dedica a hacer fuegos artificiales con las cenizas de tus seres queridos. Me hubiese gustado que se me hubiese ocurrido a mí.
Pienso en mi padre y en la cantidad de gente que se molestó en despedirse de él, principalmente porque era muy joven. La gente mayor sin embargo no tiene prácticamente comité de despedida y muchos habrán que estén solos. Estuvimos un buen rato dándole vueltas a cómo se resuelven estos casos porque no sé quién es el listo que asume los costes o si los demás pagamos tanto para cubrirlos. No me importa, no me lo digáis, era para que vierais por dónde fueron los tiros de la conversación. 
Volviendo al caso de mi padre, el denominador común de todos los que le conocían y le apreciaban es lo mucho que se preocupan por mí y me cuidan y como todas las anécdotas que me cuentan de él son de lo mucho que se reían con él. Honestamente, creo que soy hilarante y aunque no tenga la personalidad de mi padre sí tengo mucho sentido del humor, no sé si el mismo tipo pero definitivamente la misma cantidad y la misma calidad. La diferencia es que yo no soy cachonda de buenas a primeras y con muchos no lo soy nunca. Creo que esto puede filtrar a la gente que cuidaría de mis seres queridos si yo no estuviera (como si cuidara a mucha gente y como si no hubiera conocidos de mi padre que se desentendieron y lo vieron como una suerte) pero luego pienso que si no tengo a nadie que sea tan cariñoso conmigo ni se preocupe tanto por mi como son los allegados de mi padre no lo serán hacia otros. Insisto en que no dejaría nada pero ya he avisado de que era un post más filosófico de lo normal. #deep. Todos me dicen que soy yo misma la que aleja a la gente y no niego que haya sido el caso alguna vez pero por lo general no lo es y esa misma gente es la que me dice que soy muy sensible. Ellos se sienten desplazados y la sensible soy yo. Repito, yo vivo mi vida como siempre y de repente todo el mundo lleva años sintiéndose una víctima de mi carácter. Entiendo la sensación de no ser bienvenido (podría escribir un libro sobre esto pero ahora no es el momento) pero no soy consciente de que lo hago. Una vez lo sabes hay dos opciones, una alejarte y dejarme en paz y otra saber que es mi carácter y mi rareza y decirme en el momento qué es en concreto lo que te molesta. Desentenderte, perderte la pista y de golpe y porrazo soltarme una lista de cosas que he hecho a lo largo de mi vida y que te han molestado me parece muy injusto y desconsiderado además de ilógico. A diferencia del sentimiento de pertenencia, esto no lo puedo comprender.
Así es como soy, me muera o no sola, deje o no a alguien a quién cuidar y alguien o no que lo haga. Soy muy divertida y cariñosa pero también soy muy lógica y necesito entender las pautas y los patrones incluso a la hora de socializar. 

Entradas populares