2 de junio de 2016

Junio



Tuve un día extrañamente bueno. Me alegro, no me estoy quejando, pero hacía 7 años que no me sentía así, que no tenía este nivel de productividad y esta calidad. El rollo este de los años es para saber a qué me refiero sin tener que hablar de según qué o quién en internet). 
No estaba en un buen momento emocional o anímico pero me sentía muy realizada y por lo menos tenía eso. Estaba superando la muerte de mi padre que es lo único de lo que estoy orgullosa en mi vida por haber llegado al otro lado siendo una persona nueva, mucho más bondadosa y generosa y también más blanda, cosa que odio. Con valores muy distintos, sin dramatizar algunas cosas (porque parecen insignificantes al lado de semejante trauma). En este camino perdí la parte de mí que recuperé hace un par de días y de la que hablo, por varias razones. Entre ellas se encuentra que me forzaran a hacerlo porque parecía una señal de mi bienestar. Por alguna razón me afectó más de la cuenta y se me fue de las manos, sin quererlo pasó, cambié y me asenté en ese lugar y en la mediocridad y me odio. No me puedo creer que aún este arrastrando secuelas de la muerte de mi padre y tal vez nunca deje de hacerlo. No sé a dónde va esto ni si va a durar ni si voy a encontrar el equilibrio entre mis dos yo o conseguir que prevalezcan los dos a tope sin tener que escoger o rebajar uno para dar espacio al otro o si lo mío es simplemente trastorno de personalidad múltiple que también me pegaría bastante.

Entre esto y el buen tiempo es el momento de hacer un reset y qué mejor manera que aprovechar y prepararse para el verano a todos los niveles.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...