26 de julio de 2016

260716


He tenido una epifanía, un Aha! Erlebnis
De aquello que te pones a pensar y se te va la olla y al final de estar en tu mundo dices: "ahora lo entiendo" y tu existencia cobra sentido. Bien, me ha costado lo mío. No que mi conversación conmigo misma fuera muy larga, sino que desde que lo sufro hasta que lo he entendido me ha llevado casi 10 años, sí señor, mi expedición Rosetta. Prácticamente tanto como esta introducción.

Nunca he negado que me cuesta mucho empatizar. Puedo aceptar, puedo escuchar, puedo entender pero no puedo empatizar. 
It's sad, so sad, why can't we talk it over? 
Sí que lo podemos hablar pero no me voy a poner en tu lugar. Supongo que porque eso me haría dejar de ser completamente analítica e imparcial y tener sentimientos por un momento pero este es otro tema.
Volviendo a la empatía, me han echado mucho en cara que no sea comunicativa y receptiva a tope todo el tiempo pero la verdad es que yo nunca lo he sentido tampoco de los demás. De los que me lo echan en cara, por lo menos. Porque parece que todo el mundo entiende que es muy difícil ser comprensivo y saber actuar con alguien que pierde a su padre o a su madre y se supone que si alguien se aleja de ti porque no sabe que hacer, tú desde tu soledad y desamparo debes comprenderlo pero cuando se trata de alguien que tiene como estándar de sufrimiento la muerte de uno de sus progenitores debe ser capaz siempre de poder ver y darle la importancia a temas o situaciones que son insignificantes en la vida y el día a día. 

Pues ojalá todos fuéramos tan maduros como para ver nuestras limitaciones y nuestras diferencias y tan empáticos como para saber ponernos en el lugar del otro sean cuales sean su experiencia y sobretodo la nuestra, pero no es así. Llegados a este punto nos queda aceptar esto, apreciar el esfuerzo o buscar únicamente compañía o espacio y entender que, nuevamente, algunos quieren o necesitan compañía y otros espacio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...