Agosto


Que todo el mundo se vaya de vacaciones en julio y aquí lo hagamos en agosto es un tanto perturbador. Ves a todo el mundo gosándolo y te planteas qué haces mal en la vida. No me gusta mucho irme de vacaciones. Es decir, me encanta viajar pero según como me aburro, me agobio por estar demasiado libre y todo lo que tenga que ver con despreocuparse que ya sabemos que me supera.
Hasta que cuando todo el mundo dice que ya tiene el verano superado y que se pone ya a encarar la vida real con ganas y energías renovadas tú aún no tienes que ponerte a recuperarte. No sé, es raro pero finalmente llega mi turno y definitivamente necesito un cambio de aires.

Entradas populares