Brangelina Out Team Aniston


Si hay algún post que tengáis que tomaros a broma es este o por lo menos está en el Top 3. No me alegra que ninguna pareja o familia se rompa por lo que sea y en este caso hay, además, niños de por medio. Solo de pensar en el pánico que me daba de pequeña que mis padres se separaran se me rompe el corazón y en cuanto a los traumas de los trámites legales del primer mundo me remito a cualquier post de este blog.

Dicho esto, que empiece la fiesta. 

¿Recordáis cuando Jennifer Aniston era la reina de las comedias románticas? Me encantaba. Era muy fan. No me perdía ninguna de sus películas, entrevistas y seguía todo lo que hacía. Entonces descubrí que estaba casada con EL sex symbol de Brad Pitt. Y me obsesioné con la pareja. (¿Sabíais que el apellido real de Aniston es más largo y griego -sale escrito en Friends en un cartel de una boda- y que Bradley es el middle name de él, su nombre es William?) Eran #goals antes del concepto en forma de hashtag. 
No veas el disgusto cuando dijeron que rompían. Doble disgusto al saber que no solo fue por otra, si no que hubo infidelidad. Y para colmo, la otra era Angelina Jolie. Nunca me había gustado especialmente. Ese rollo tan oscuro y de malota y esa historia de maldita;  era algo tan exagerado (hoy en día es branding) que no me inspiraba confianza. Además siempre se ha hablado de hasta qué punto su físico era suyo (ahora no me importa pero cuando tenía 10 años me parecía lo peor). ¿Qué escondía detrás de tan estudiada fachada? Pues que era una arpía.
Yo soy la típica a la que las novias de mis amigos odian. Nunca lo he entendido y de hecho las que me conocen nunca se han preocupado, así que sería de esperar que simpatizara con Jolie. La diferencia radica en que yo no soy una amenaza, nunca me iría con alguien comprometido y son las que lo hacen, las que dejan a las amigas de chicos en un mal lugar.
Me tomé la batalla, alimentada por la prensa más que por sus protagonistas, como propia y comí el coco a todo el que me rodeaba y no tenía ni idea del percal para que se posicionaran en el #teamAniston (aunque entonces solo fuera el team Aniston). Ah… podría dominar el mundo.
Podríamos decir que ha llegado el día que llevaba esperando desde que empezaron a salir. Solicito que el 20 de septiembre sea el Día Mundial del equipo Aniston y que sea festivo. Aunque Jen se haya vuelto a casar y dijera hace un tiempo que dejáramos el tema de Brad Pitt, siempre ha quedado como la despechada. Como diría en su papel de Rachel Green: "Once a cheater, always a cheater". Y es cierto que aquí el problema lo tiene él, pero nos empeñamos en crear una batalla entre las chicas y posicionarnos en algún bando sin dejar el de él. Jolie tiene su parte de culpa porque era bien sabido que Brad y Jennifer estaban casado así que le diría que "Te lo mereses en las relasiones toca sufrir a veses". No puedo evitarlo, no la trago.
Quise pensar que era una artimaña de marketing para que Sr. y Sra. Smith fuera un éxito en taquilla. Cuando había aceptado que cualquier rumor de crisis entre ellos era mentira y que Jennifer merece a alguien mejor, sueltan el bombazo y me encuentro que todo el mundo hace broma con que vuelvan.
No quiero que vuelvan, querría que no lo hubieran dejado nunca pero llegados a este punto solo me queda decir, querido Brad, que yo tengo 22 .

Esta imagen no está hospedada en mi cuenta.

Entradas populares