6 de septiembre de 2016

Bridget Jones's Baby World Premiere Uh, the life I lead


Pues así estamos, a tope de glamour. Universal Pictures España me llevo de la mano de Fox Life España a la premiere mundial de Bridget Jones's Baby en Londres. La tercera película de la saga. Me dejaron llevar a una amiga y nos cogieron vuelos y un hotelazo que ni en mis wildest dreams.

Siempre he sido muy fan de estas películas. Tengo el pack de las dos primeras y eso que tengo muy pocas películas. De hecho mi nivel friki es tal, que lo que más me gusta de las películas es un extra que viene en el dvd (bien old school) que representa un vídeo de la infancia de Bridget y Mark. Me parecen divertidísimas y la banda sonora, que también tengo, es lo mejor a nivel musical, nacional (de GB, obvs) y temporal, como indicador del momento en que se sitúan. Esta película está a la altura de sus predecesoras y de las expectativas que ha generado. Sigue siendo nuestra Bridget (Renée Zellweger) con nuestro Mark (Colin Firth) y con un típico tercero en discordia, Jack (Patrick Dempsey), que es mejor que Daniel (Hugh Grant) aunque os puedo adelantar, sin spoilear, que sin llegar a salir, el último, tiene un protagonismo muy típico de él. 
La tercera entrega de este pilar de la cultura popular llega en un momento acertado y difícil al mismo tiempo. La industria del cine está en plena lucha feminista y, como todo lo que hacen o dicen, así estamos todos. 
Por una parte, las directoras o la ausencia de ellas, discurso que aludió Sharon Maguire (directora de esta y de la primera entrega) de forma magistral en su presentación antes de la película. 
Por otra parte, todo el barullo que rodea a Renée desde que hace dos años apareciera visiblemente cambiada físicamente. Tengo que decir que es la persona más dulce y más entregada de la alfombra roja rosa y que se portó como una campeona después de todo lo que dijo sobre cómo se sentía y cómo lidiaba con las críticas. No me esperaba para nada que llegara con tanta paz a este evento en el que su físico iba a estar en el punto de mira pero me alegro mucho por ella. Supongo que, al fin y al cabo, es actriz y toda una profesional. 
También está el tema que tratan las películas. En general, una solterona en busca del amor que nunca consigue lo que busca por no quererse suficiente y por no ser clara puede parecer una premisa bastante machista. Pero la verdad es que Bridget Jones nos llega a todas al alma y al corazón porque detrás de tal prototipo heteropatriarcal se esconde, en realidad, una heroína con la que nos sentimos identificadas. Todas somos Bridget y eso no le quita glamour ni mérito. En su aparentemente triste realidad también hay una componente aspiracional que nos hace sentir que podemos ser nosotras mismas y conseguir lo que queramos. Lo diametralmente opuesto a cualquier revista femenina (que devoro cada mes de cabo a rabo en tiempo récord) o cualquier anuncio de productos o lifestyle "para mujeres". Quiere avanzar en su trabajo y centrarse en su salud y le cuesta, como a todas. No por ello deja de intentarlo o de conseguirlo, Bridget desafía las expectativas que se tienen de las mujeres y se labra una vida envidiable y lo hace mientras dos chicos se pelean por ella #goals. Go girl, get 'em while you can! Hay un momento R-E-S-P-E-C-T pero con una canción más moderna, quizás lo único que no han mejorado porque Aretha Franklin es inmejorable, pero también es un momentazo de defensa de los valores de Bridget que no quiere que su sabiduría y valores quede sepultada bajo las modas. Claro que sufre y se desilusiona pero lo intenta y lo disfruta mientras puede y eso algo que yo no soy capaz de hacer. (Lo de intentarlo sabiendo que puedo sufrir, no lo de gosarlo). 
La lía. Mucho. En su vida profesional y personal, de una forma muy creíble y realista para todas. En mi día a día hago o pienso algo que me recuerda a Bridget. Me hace reírme de mí misma y hasta me enorgullece un poco en algunos aspectos. Y sí, al final consigue al chico (y una agenda) ¡Y qué chico! (¡De Montblanc!) Pero eso no es lo importante, no es un premio, no es su príncipe que la rescata. Es su amigo de toda la vida, un acompañante con quien ha crecido y con quiere seguir haciéndolo y que la quiere tal y como es, él es quien pone orden en su vida mientras ella le da un poco de vidilla a la de él. Es un cuento de hadas actualizado. 
En esta entrega, el embarazo a los 40 de una mujer soltera que además no sabe quién es el padre es el colmo de la modernidad. Pero también es una forma de normalizarlo, de enseñar que no hay una forma de vivir la vida. La vida da sorpresas y consiste en aprender a vivir con ellas. Bridget sigue adelante y aprende mucho durante esos nueve meses como madre y como hija, y también lo hacen los que la rodean. Es el poder de una nueva vida.
Jack, el nuevo personaje, es el típico americano con una empresa de tecnología y un estilo de vida que quiere ser novedosamente saludable. Patrick Dempsey, quien le interpreta, tuvo las narices de presentarse con su mujer y sus hijos a la cita así que tuvimos que abortar la misión de conocernos.
Resumiendo, esta tercera parte, es tan Bridget como siempre pero es una Bridget madura. Bueno, más madura, acabo de decir que sigue siendo nuestra Bridget. Su entorno también ha madurado y no por ello ha perdido su esencia (gracias por la esperanza). La veréis cambiando su mítico All by myself, aunque no su pijama de dibujitos y con un apartamento más serio y ordenado, como su nueva vida. Y sí, con un diario digital. 
Reí, canté y lloré de lo perfecta que es. Estoy emocionada por que todo el mundo la vea y lo pase tan bien como yo y tengo muchas ganas de poder comentarla y de poder introducir los nuevos momentazos a mis referencias al hablar y que la gente las entienda. Nadie debería perdérsela.

Esta imagen no está hospedada en mi cuenta
GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...