WiFi En Los Bares


De lo mejor que tiene nuestro país es la facilidad que tenemos para salir a tomar algo. Tenemos todo el espectro de precios, de seriedad y de planificación. Lejos de la percepción de los extranjeros, nosotros conocemos la verdad de esta relación que tenemos con la comida: alimentos de primerísima calidad a nuestro alcance y ganas de disfrutar y celebrar cualquier acontecimiento. Lo tenemos de serie y arraigado como cualquier otra tradición familiar. Esta experiencia tan distinta a la de otras culturas se hace palpable en otros aspectos como compartir mesa con desconocidos y llevar el ordenador a la cafetería. Nos cuesta.
Con la adicción a las redes que tenemos, cada vez más que el local tenga wi-fi es uno de los puntos decisivos a la hora de escoger restaurante, sobretodo al viajar. Dentro de las conexiones, que permita una fácil conexión y que funcione con una velocidad considerable también es un dato importante que desgraciadamente solo se puede conocer a posteriori. Starbucks, que es la cafetería de referencia para ir a trabajar, ofrece un buen servicio en este sentido. En los últimos años SandwiChez también ha arrasado con este concepto además de la comida deliciosa, sana y a buenos precios. No obstante y como suele pasar cuando una corriente coge mucha fuerza (la del internet móvil en este caso) también lo hace la opuesta y cada vez más, hay lugares dónde anuncian con mayor o menor gracia la falta de wi-fi como su gran apuesta. Como sabéis, yo no creo en este enfoque, creo en adoptar las novedades y aprender a introducirlas de manera sana en nuestro día a día. Creo que estos negocios deberían aprovechar esta moda y ofrecer, además de los productos de toda la vida, una conexión a internet y enchufes pero cada vez más, se distancian de este concepto y en algunos sitios ya no puedes ni pagar separado ni pagar con tarjeta. Los restaurantes son EL ejemplo del sector servicios y cada vez son menos serviciales. Obviamente, no todos los ambientes son aptos para sentarse con el ordenador pero eso lo determinan otros factores. No son empresas con una imagen joven, despreocupada y amigable las que más pegas ponen.
La excusa de que no sale a cuenta no se la cree nadie porque un agua o un café cuestan 2€, con este margen se pagan muchos bytes y muchos vatios, y de aquí para arriba.

GuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardar

Comentarios

Entradas populares