Idgie Threadgoode


Hace poco vi Tomates verdes fritos, que aunque parezca mentira aún no había visto. En mi defensa diré que cuando la estrenaron aún no había nacido. Totalmente recomendable, pero lo que quiero comentar es un único aspecto que aprovecho para avisaros de que os fijéis si no sois de las personas que lo hacen: El estilo de Idgie Threadgoode, la protagonista. 
Es un auténtico tomboy en la Alabama de los años 30, me recuerda al estilo de Audrey Tatou en su papel de Coco Chanel en la película Coco avant Chanel. Entre los vestidos y los floripondios de la época llaman la atención sus camisas, pantalones, cinturones anchos, tirantes y petos que conjunta con melenas despeinadas. Este estilo tan diferente y desafiante es un gran indicador y acompañante de su personalidad, una gran herramienta cinematográfica que para el espectador se convierte en pura inspiración. Porque preparando este post me he dado cuenta de lo mucho que ha llamado la atención el vestuario que Mary Stuart Masterson luce en este largometraje. Empapado de influencias de la indumentaria masculina, se puede adivinar ya al principio, cuando de bien pequeña, nuestra protagonista es incapaz de llevar un vestido a una boda, que la moda es para ella una forma de expresión además de un instrumento por encima de un impedimento. 
Idgie encuentra el equilibrio entre la rebeldía y el corazón, puesto que su rebeldía no es más que su manera de luchar contra las injusticias y su forma de implementar el sentido común. Del mismo modo, encuentra la armonía entre la elegancia o la perfección en sus conjuntos y la sensación effortless porque, efectivamente, solo está siendo ella misma a la hora de vestirse y busca hacerlo de manera acorde con sus planes (o falta de ellos) para el día.
Threadgoode no necesita la aprobación de nadie y nos los demuestra nada más ver cómo va vestida.

Las imágenes pertenecen a Universal Studios, estas de izda. a dcha. y de arriba a abajo son de : 12, 43567  

Comentarios

Entradas populares