Julio Solo sé que no sé nada



The struggle is real.

¿Os podéis creer que aún no sé cómo llamar esta sección?

Yo sí porque me conozco, aunque si seguís leyendo veréis que tal vez no me conozco tan bien o en absoluto. Lo quiero llamar carta de la directora pero no es realmente una carta de la directora ni por mi condición ni por el contenido, aunque también pienso que en este espacio yo puedo definir que es esa sección y entonces pienso que puestos a definir, definamos algo nuevo ¿Me seguís?
Lo que quiero decir es que si leísteis este mismo post pero para junio sabréis dónde me quedé, en un pozo. Pues bien, el pozo era más hondo. Nunca había estado tan hundida como lo he estado este mes.

¿Alguna vez habéis tenido miedo?

No me refiero a la silla de la ropa, a Monedero con camiseta de tirantes y gafas de sol o la cara cuando te acabas de levantar, hablo de incertidumbre. Tampoco de esa incertidumbre del tipo "the world is your oyster", de la de "esto va a salir mal, pero ¿Cómo de mal?" De momento, de c*lo y cuesta abajo.

¿Me odio?

No entiendo por qué hago lo que hago y el modo en que lo hago. Me machaco. Soy una persona que se castiga si no está todo perfecto y cuando digo perfecto, digo tal y como lo quiero yo, que puede ser una auténtica pesadilla para otro.

¿Tenía razón todo el mundo?

Me siento como un pez nadando a contracorriente ¿Lo visualizáis? No soy una persona que siga la corriente, no de manera consciente, simplemente voy a mi bola y persigo lo que quiero. Y ahora lo sigo haciendo en cierta manera pero no paro de preguntarme si estoy haciendo lo correcto. Quiero decir que una parte de mí hace lo que hace porque la gente no cree que pueda o deba hacerlo. Es muy infantil pero es la única libertad y la única decisión únicamente mía que puedo tomar ahora mismo y lo necesito.

Ah sí, de entre todas las preguntas que me hago, me sigo preguntado si soy mayor.

Entradas populares