Diciembre


Ya están aquí Vlogmas, el tráfico, el frío, los agobios… Las fiestas y todo lo que eso conlleva, en realidad. Para los niños y, en cierto modo, para mí, porque es un principio que mantengo de una manera adaptada a mi edad, es el de ser bueno. Hay que portarse bien para que los Reyes te traigan muchos regalos y creo que, independientemente de en qué creas y qué celebras (si celebras algo) nunca está de más ser agradecido, civilizado y pacífico, en general, pero si eres como yo y no tienes paciencia pues es un buen recordatorio para ser especialmente permisivo con la gente y la vida.



Pensando en esto, en otros años y en otras Claras que he sido, soy muy consciente de que soy buena persona y, a pesar de la opinión popular, que en muchos casos se expande más por rumores que por conocimiento, soy comprensiva, cariñosa, simpática… Soy un amor de persona. Hace muchos años (unos 10) tomé conscientemente la decisión de ser completamente honesta, ir de frente y ser la mejor persona que pueda ser porque es muy difícil y muy cansado no ser así. Aunque para mí todo fuera distinto y mi vida fuera mucho más fácil con mucho menos drama, los demás siguen siendo igual que antes y tienes que ajustarte a ellos también, hay gente mentirosa, hay gente que quiere hacerte quedar mal constantemente o que intenta simular que ya lo sabe todo y mucho antes que tú. Aunque tu nuevo mindset sea más distendido y tus intenciones más sinceras, las de los demás no tienen porqué serlo y entonces, como das por hecho que actúan como tú (para bien o para mal, tomamos como la norma lo que pensamos o hacemos nosotros), choca más cuando no es así.
Acaba pasando lo de siempre, los que se esfuerzan por hacer las cosas bien, no se comen un rosco, y creedme, lo sé por experiencia.


Hemos llegado al punto de llamar listo al pícaro, de celebrar ganar algo a costa de los demás y de sentirnos realizados al arrebatar o imitar algo de nuestro entorno. Cada uno tiene sus metas y sus estándares, cada uno valora lo que valora y no tiene que justificarse, lo entiendo y aún estoy esperando que alguien me conceda este derecho, pero también hay una ética que está por encima de nuestros métodos. Así que solo porque es Navidad, y como último propósito del año, sed honestos con vosotros mismos y con vuestro alrededor, viviréis en paz.

Las dos últimas imágenes no están alojadas por mí.
GuardarGuardar

Comentarios

Entradas populares